miércoles, 4 de enero de 2017

Apertura de "Panborona" a la Peña Cuantojera (Puentenansa)

Después de mucho tiempo dejándola aparcada por diversas razones, finalmente el pasado octubre nos decidimos a darle el ultimo arreón al largo proyecto de apertura de "Panborona". Largo no en metros pero si en tiempo de espera. Al fin y al cabo son tres largos, solo tres largos, pero la apertura desde abajo resulto bastante laboriosa.

Vista de Puentenansa desde la pared
La Peña Cuantojera es una modesta elevación en las inmediaciones del pueblo de Puentenansa. Es bien visible desde la plaza del pueblo su gran pared central. En ella fijamos nuestros ojos, (Koke y un servidor) hace ya unos tres años con la intención de abrir un trazado de corte tradicional, si fuera posible, cosa que más tarde no se cumpliría. La ausencia de fisuras donde proteger y la predominancia de la escalada en placa en prácticamente todo su recorrido hicieron replantearnos la idea inicial. Decidimos chaparla entera, añadiendo seguros con posterioridad a su apertura. Así quitamos algunos alejes, y evitaríamos cargar con los Friends toda la ruta, ya que solo se colocan en contados lugares.

Vista de la pared desde el pueblo

Peña Cuantojera
Tras un par de visitas a la pared, para comprobar las posibilidades que ofrecía, y elegir cual pudiera ser la mejor aproximación, nos pusimos manos a la obra. La línea no hubo que pensarla mucho. Esta resulta híper lógica. Discurre en todo momento por donde el ojo te lleva. Sigue una serie de diedros de inicio a fin, interrumpidos por una par de panzas.

Apertura del primer largo
Por aquella época (abril 2014) yo estaba de baja total, pero ultimando ya mi vuelta a las andadas. La sangre ya estaba que hervía, tras meses de parón obligado. Debido a una grave lesión de muñeca tuve que pasar por quirófano y la espera se hacía ya eterna... Al menos pude poner mi granito de arena asegurando a Koke, mientras progresaba lentamente en artifo, por aquel muro. Pasito a pasito fue abriendo trazado, a veces con grandes dosis de testiculina, sobre todo en esos momentos cuando decides salir en libre y tras unos metros toca ir pensando que hay que colgarse y taladrar. Hubo algún susto menor pero demostró un gran manejo de la uña y el estribo. 

Apertura del segundo largo
Pasaron los meses, que se convirtieron en años hasta que el pasado octubre decidimos que había que terminar lo comenzado, y en un último ataque terminamos la vía. Probamos un poco todo lo que habíamos dejado abierto en las visitas anteriores, para ir haciéndonos una idea de cómo quedaba de cara a escalar en libre. Y es que no siempre es evidente donde y como colocar seguros cuando se escala en artificial, pensando la vía para el libre. En una toma de contacto anterior a la apertura del último largo, la pared estaba muy mojada y no pudimos hacernos una idea fidedigna sobre el grado. 

Clavo antes de la R2
En este último ataque se abrió el tercer largo y se encadenó la vía completa en una jornada larga y agotadora. El último artifo fue extenuante tras horas colgado de un arnés en un día caluroso de otoño. Sin embargo estamos muy satisfechos con el resultado y solo deseamos que la probéis y que os guste, (esto último ya será otro cantar). Casi con toda seguridad se podría abrir algún largo más hasta la cumbre, sin embargo creemos que el terreno se enmaraña demasiado por la vegetación y la calidad de la roca... dejémoslo así...

Diedro final
Koke en el paso clave de la vía
En general es una vía segura con equipamiento deportivo, reuniones sólidas y con posibilidades sencillas de abandono. El ambiente es muy aéreo en todo momento y por momentos picante en algunos pasajes. A pesar de no ser una vía de grado excesivamente alto, en mi opinión puede resultar no muy fácil a vista. Muchos de sus secuencias clave son muy elegantes pero poco evidentes.


Aproximación: Unos 35 minutos de camino bastante empinado pero muy bonito. Se pasa por el corazón de un frondoso bosque y a lo largo de su recorrido se ven una serie de cuevas muy curiosas. 

Parking y aproximación
Desde mitad del recorrido se comienza a ver la pared. El camino esta marcado con jitos. Lo más confuso es el comienzo. Hay que desviarse bien pronto, saliendo de la pista, por un pequeño terraplén a mano izquierda, a lo 50 metros del comienzo de la pista. Otro detalle es que casi ya al final el sendero baja ligeramente, si no se esta atento a los jitos se puede uno pasar de largo.            
        
                                           


Tiempo: entre 2 y 3 horas.

Material:- Cuerda simple de 70m será más que suficiente.
               - 2 o 3 aros de cinta largos si se va en simple.
               - 10 cintas exprés
             

Descenso: A pesar del que el trazado es sinuoso las reuniones se encuentran más o menos alineadas siendo la forma más lógica de bajarse la siguiente: Desde la última reunión un rapel 30m a la primera reunión y de ahí al suelo. R3 -> R1 -> Suelo
             
Croquis Panborona
Desglose por largos:

Largo 1 (6c+):  La vía comienza junto al único árbol solitario que hay en la pared. Hemos dejado una cuerda fija para subirse a la terraza que se forma junto a él y un lazo para atarse el asegurador. Los primeros metros son físicamente atléticos con pasos desplomados sobre chorreras. A partir de la tercera chapa la tendencia cambia. Esta torna a técnica. Pasos en placa sobre presa pequeña teniendo la sección clave entre la cuarta y la quinta chapa. Hay que superar una panza con presa bastante escasa y que a vista puede ser dificil. De aquí en adelante se escala despacio y navegando tratando de descifrar el itinerario hasta la reunión. Para mi el mejor largo de toda la via.
Koke llegando al paso clave.
Largo 2 (V): El largo merece muy mucho la pena a pesar de ser el mas sencillo, resulta de lo más original. Consiste en una pequeña y sencilla bavaresa seguida por una diagonal ascendente de unos 15m, compuesta por un plano inclinado con muy pocas presas. Tienes todo el rato la sensación de que te va a escupir. Aunque solo sea un V te pide pensar como lo vas a hacer.


Segundo largo
Largo 3 (7a+):  Es sin duda el mas duro. Comienza recto con pasos no excesivamente duros en placa para después continuar con una travesía que puede complicarse si se entra por el sitio erroneo. Rondará 6a/+ o así, pero si se va por el sitio. Una vez finalizada la travesía nos colocamos bajo el diedro, con un buen reposo antes de llegar a la sección clave. Esta consiste en un diedro bastante técnico. Los pies brillan por su ausencia y las presas de manos llevan un orden definido. Sin embargo si se está bien posicionado permite escalar más o menos relajado. El paso, sin duda alguna es superar el pequeño techo que se forma a la salida del diedro. Es un paso físico al que conviene haber llegado sin haber gastado en exceso en la parte anterior. En cuanto al grado yo me inclino más por 7a, pero para eso estais vosotros. Id a probarla y no los contais.


Conclusión: Vía segura, divertida y elegante. No se que haceis que no vais a probarla...

video








No hay comentarios:

Publicar un comentario